sábado, abril 25, 2009

conmemorar

La memoria de lo acontecido a nuestras vidas interiores es también redentora. Existen acontecimientos que desgarran nuestro propio tiempo y abren sus bocas y escuchamos sus gritos aún en la lejanía de los tiempos: ¡no olviden! ¡Ganamos! ¿Y lo que perdimos? Lo ganamos en otro lado y debemos encontrar en lugar en donde está acumulada esa ganancia. Al final podemos decir como el Nietzsche- Zaratustra: “¿Y esta era la vida? Pues que vuelva a empezar”

Hoy en la mañana me despertado pensándolo y por algún indicio mientras me estaba bañando, me encontré con las imágenes desoladoras de mi vida hace exactamente una año. Luego vino mi hermano Diego a recordarlo. ¿Tiene sentido el sufrimiento? De cierto modo dejamos de sufrirlo cuando le encontramos algún sentido.


Ha dicho Viktor Frankl:

“Con frecuencia el hombre se fija únicamente en la rastrojera de lo transitorio y pasa por alto el fruto ya granado del pasado, pues en el pasado quedan cincelados los valores, y sus gozos y sufrimientos. de ahí del pasado el hombre es capaz de rescatar sus acciones”


El futuro no se escruta, es un remanente de esperanza, cada momento que se sucede es una ventana abierta por la que entrará nuestra plenitud, nuestro kairos.

martes, abril 21, 2009

¡Usen condón!

Hace unos días tuve la intención de escribir algo sobre la posición Benedicto XVI y el Vaticano con respecto del uso del condón. Sobre todo en lo referente a un par de artículos que escribió Acisclo Valladares y un señor del opus dei que publica los sábados en siglo XXI, me dio tanta hueva. Los artículos por supuesto defendían al Papa y su posición sobre este tema.

De antemano la posición de Benedicto XVI, el Vaticano y todos los “Santos Varones” apesta.

Lo divertido de todo es que los curas también cogen, y cogen, y cogen, y vuelven a coger. Hijos de cura los encontramos por todos lados.

Pero ellos si le hacen caso a las enseñanzas del vaticano con respecto del uso del condón: no lo usan.

De lo anterior es la metida de huevo que le pueden dar al ex monseñor Fernando Lugo. No sé cómo está la legislación en Paraguay, además con respecto de que se cogió a un par de menores.

Ya recuerdo lo que me contaron de Don Ramón un cura en el mismo Paraguay que decía: “Alegre soy siendo esposo de ninguna y marido de muchas"

domingo, abril 19, 2009

El smaylei

Un fragmento del evangelio para hoy recita la siguiente:


22 Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: "Recibid el Espíritu Santo.
23 A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos."

Entonces ¿qué es más fácil perdonar o retener pecados? Pensemos que es más liberador, y no me refiero para el supuesto pecador sino para aquellos quienes acogen semejantes palabras.

El pecado es, como la raza, una construcción social y pienso que Jesús barruntaba en ello. Esto de decidir quién es pecador es un juego maniqueo que se presta muy bien para manipular, despojar, matar, etc.… La tipificación del pecado muta constantemente. ¿Quién sabe que es pecado? Algunas personas han parecido saberlo muy bien a través de la historia.

Leyendo por ejemplo “La Política Indiana” del Reverendísimo padre y jurista Juan de Solórzano Pereira, escrita en el siglo XVII, uno se puede encontrar con lo siguiente:

“eran infieles, idolatras, sin tener conocimiento alguno de nuestro verdadero Dios y Creador que mucho menos de su precisos lujo, ni de la ley evangélica y de la Gracia que vino a predicar al mundo y eso bastará para sólo por esa causa, cuando faltaran otras, se les pudiera hacer guerra, y ser legítimamente privados y despojados de las tierras y bienes que poseían, tomándolas en sí en dominio y gobernación superior los príncipes católicos que las conquistasen, principalmente, teniendo para ello licencia del Romano Pontífice”


Retener pecados parece ser que ha sido más fácil que remitirlos.

Axel Danilo Ramírez Espinoza (el smylei) fue reputado esta semana como el más grande pecador de Guatemala. ¡Retengámosle a él todos nuestros pecados!

Las condiciones históricas entrampan el pecado en algunos, la transferencia se convierte aquí en el camino a seguir. ¿Qué de nuevo ha hecho el smaylei? observando el video veamos que piensa este chico de su propia familia y Salvador Gándara y de la PNC. Ahora pensemos que pensará en general de la sociedad guatemalteca. ¿Nos puede interesar acaso lo que piense?

martes, abril 14, 2009

El valle de los huesos secos

En medio de este noctambulismo se me han venido estos pensamientos. Y, es que últimamente escucho en su mayoría desolación y desesperanza con respecto de nuestra situación como pueblo, económica, política y socialmente.

Cuando era niño recuerdo haber escuchado muchos mensajes sobre este pasaje del libro de Ezequiel:

1 La mano de Yahveh fue sobre mí y, por su espíritu, Yahveh me sacó y me puso en medio de la vega, la cual estaba llena de huesos.

2 Me hizo pasar por entre ellos en todas las direcciones. Los huesos eran muy numerosos por el suelo de la vega, y estaban completamente secos.

3 Me dijo: "Hijo de hombre, ¿podrán vivir estos huesos?" Yo dije: "Señor Yahveh, tú lo sabes."

4 Entonces me dijo: "Profetiza sobre estos huesos. Les dirás: Huesos secos, escuchad la palabra de Yahveh.

5 Así dice el Señor Yahveh a estos huesos: He aquí que yo voy a hacer entrar el espíritu en vosotros, y viviréis.

6 Os cubriré de nervios, haré crecer sobre vosotros la carne, os cubriré de piel, os infundiré espíritu y viviréis; y sabréis que yo soy Yahveh."

7 Yo profeticé como se me había ordenado, y mientras yo profetizaba se produjo un ruido. Hubo un estremecimiento, y los huesos se juntaron unos con otros.

8 Miré y vi que estaban recubiertos de nervios, la carne salía y la piel se extendía por encima, pero no había espíritu en ellos.

9 El me dijo: "Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre. Dirás al espíritu: Así dice el Señor Yahveh: Ven, espíritu, de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos para que vivan."

10 Yo profeticé como se me había ordenado, y el espíritu entró en ellos; revivieron y se incorporaron sobre sus pies: era un enorme, inmenso ejército.

11 Entonces me dijo: "Hijo de hombre, estos huesos son toda la casa de Israel. Ellos andan diciendo: Se han secado nuestros huesos, se ha desvanecido nuestra esperanza, todo ha acabado para nosotros.

12 Por eso, profetiza. Les dirás: Así dice el Señor Yahveh: He aquí que yo abro vuestras tumbas; os haré salir de vuestras tumbas, pueblo mío, y os llevaré de nuevo al suelo de Israel.

13 Sabréis que yo soy Yahveh cuando abra vuestras tumbas y os haga salir de vuestras tumbas, pueblo mío.

14 Infundiré mi espíritu en vosotros y viviréis; os estableceré en vuestro suelo, y sabréis que yo, Yahveh, lo digo y lo haga, oráculo de Yahveh."

Ezequiel 37 (Biblia de Jerusalén)


Recuerdo las imágenes que se me presentaban de niño cuando escuchaba sobre esta lectura: La tumba de mi abuelo Justiniano con los huesos de este amontonados. O la vieja Panguea, más o menos me imaginaba la extinción de los dinosaurios o algo así. ¡Cuántos huesos! ¡Y secos! ¡Y en un valle! Huesos más bien dignos de un museo de historia natural. ¡Aquí yacen los restos de los que fueron y luego dejaron de ser! ¡Murieron!

Luego casi siempre la interpretación era aplicada a la restauración pos exilio de Israel.

Pero miren ustedes que nos recuerda esto:

“Entonces me dijo: "Hijo de hombre, estos huesos son toda la casa de Israel. Ellos andan diciendo: Se han secado nuestros huesos, se ha desvanecido nuestra esperanza, todo ha acabado para nosotros”


Este pensamiento es asequible a lo que muchos guatemaltecos piensan: la esperanza se cuaja, se desvanece, se muere y junto a ella nuestra nación está como “calaca”.

Sin embargo tenemos en este país profetas que profetizan. El viernes Santo por la mañana me encontré con uno de ellos; acompañe el Viacrucis en San Pedro Sacatepéquez San Marcos y éste lo encabezaba uno de los que yo considero profetas: Monseñor Ramazini. Luego hay muchos más profetas y la mayoría ni siquiera usa sotana, algunos ni siquiera son creyentes en el sentido que nosotros lo entendemos.

Es probable que nuestro país parezca hoy una vega llena de huesos secos, pero la vida regresa todos los días, y, es que la vida siempre regresa. La vitalidad sopla cada mañana y con ella la esperanza de redención y restauración.

En la tradición bíblica la palabra hebrea Ruaj que se traduce como Espíritu, significa viento, soplo o hálito de vida; es así como dice el Génesis:

“Entonces Yahveh Dios formó al hombre con polvo del suelo, e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente”

El texto que hemos citado más arriba (de Ezequiel) es un dialogo entre el hombre y Dios, entre el hombre y la vida, entre la vida y quien la impele. Es un grito desgarrador que demanda al Espíritu que avive, que dinamice su obra.

Mientras no se grite, mientras no se profetice al Espíritu, esto es a la vida, nos seguiremos viendo a nosotros mismos como huesos en un sepulcro y ahora es tiempo de resurrección.

Ha empezado a llover y esto hará que los alrededores de mi casa estén más verdes mañana. Verdes como la esperanza.

domingo, abril 12, 2009

Es tiempo de resurrección

De cambio en cambio,
de crisis en crisis,
de despojo en despojo,
es lenta y trabajosa nuestra resurrección.
Pero ya ha comenzado.
Es el espíritu del Resucitado que está en esta vida,
que crece en cada persona.

Alain Amoux